El Ayuntamiento cede finalmente y bajará el IBI cinco puntos para 2014

El concejal de Hacienda, Pedro Antonio López, anunció ayer en Comisión Informativa una rebaja “de casi un 5%” en el recibo del IBI para el año 2014. El tipo impositivo que se aplica al valor de cada inmueble para calcular el impuesto bajará de esta forma desde el 0,862 actual al 0,82.

La medida había sido solicitada repetidamente por el PSOE roquetero y por cientos de vecinos que firmaron una petición formal impulsada por la asociación Urbaroquemar. De hecho, el anuncio del concejal de Hacienda llega una semana después de que el colectivo vecinal entregara en el Ayuntamiento 1.500 firmas de apoyo y pocos días después de que el alcalde, Gabriel Amat, y la teniente alcalde, Eloísa Cabrera, se reunieran con la presidenta, Melanie Homburg, y le adelantaran que el tipo bajaría, aunque en aquella reunión se fijó la rebaja para 2015.

Finalmente, y frente al reproche que lanzó nuevamente el secretario socialista de Roquetas, Juan Miguel López, que tildó la propuesta de “electoralista” por entender que se esperaba a la cercanía de las urnas para bajar los impuestos, el concejal de Hacienda ha adelantado el cambio y 2014 será así “el segundo año consecutivo que se reduce el tipo impositivo, del IBI, la antigua contribución, ya que para los recibos de este año 2013 bajamos un 9 por ciento”.

Congelar el recibo

La intención del Equipo de Gobierno es que “a pesar de la subida generalizada del valor catastral de las viviendas, se congele el precio de la contribución para la gran mayoría de los vecinos”, con lo que López dice cumplir “lo que el alcalde y este concejal anunciamos hace 2 años, reducir progresivamente la antigua contribución según vaya incrementándose los valores catastrales que dejara el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para Roquetas de Mar”.

La subida de los valores catastrales se debe a una revisión realizada por el Catastro General en pleno boom inmobiliario lo que, tras la caída del mercado, ha provocado que el valor ‘oficial’ de las viviendas esté por encima del 50% de su valor real. Por ello, el PSOE había solicitado en el último pleno que se pidiera una nueva revisión “extraordinaria” antes de que se cumpla el plazo establecido, que impide legalmente la revisión hasta 2016. En la misma moción, los socialistas instaban al PP a bajar el impuesto que situaban como “el segundo más caro de Andalucía después de Marbella” si se tiene en cuenta ambos índices: el valor catastral y el tipo impositivo. La moción fue hace unas semanas rechazada.

El concejal de Hacienda esgrimía entonces un dato que recordó ayer: “Roquetas de Mar, con el tipo impositivo anterior, ya estaba en el puesto número 58 de toda Andalucía por lo que con esta rebaja seguiremos descendiendo en esta clasificación, a pesar de las mentiras que desde la Oposición han pretendido hacer creer a los ciudadanos”.

Y aunque los socialistas recogían una nueva negativa en pleno, la Comisión Informativa de ayer recapacitaba y decidía la nueva rebaja. Ante la noticia, el secretario general socialista manifestaba estar “satisfecho” por el trabajo que desde el partido “se ha realizado machaconamente” para conseguir bajar “la presión fiscal que existe en Roquetas”.

Presión fiscal Juan Miguel López aludía también al esfuerzo realizado por los vecinos de Urbaroquemar: “Parece que ante las presiones, el PP ha tenido que atenerse a la realidad”, decía. Sin embargo, la rebaja es, para los socialistas, menor de la que se necesita. “Para que el impuesto no suba, se necesita bajar el tipo hasta el 0,65% que es lo que proponíamos en la moción”. En febrero de 2012 el grupo había llegado incluso a proponer una tabla de reducciones paulatinas calculada por el concejal Rafael López Vargas para compensar los valores catastrales. Tanto ésta como otras mociones relativas al IBI fueron rechazadas.

En la Comisión Informativa de ayer se aprobaron además nuevas solicitudes de bonificación para familias numerosas, “lo que también muestra el carácter solidario y comprometido del Gobierno”, decía el edil de Hacienda.